Diez consejos para mejorar el SEO de tu comercio electrónico


Compartir
Share

No es fácil para una pequeña tienda online competir con los gigantes del comercio electrónico por conseguir un buen posicionamiento SEO. Pero en el mundo online nada -o casi nada- es imposible, por lo que la última opción es rendirse o abandonar.

La realidad es que si hacemos un buen trabajo, podremos hacernos un hueco entre los grandes, y llegar así a nuestro público objetivo justo cuando están buscando lo que nosotros podemos ofrecerle.

Para ayudaros a conseguirlo, os dejamos este decálogo con acciones que te ayudarán a mejorar el posicionamiento en los resultados de búsqueda y, por tanto, el rendimiento de tu comercio electrónico.

1.  Optimización para palabras clave de cola larga

Las palabras long tail o de de cola larga son palabras clave compuestas, menos utilizadas por los usuarios en sus búsquedas, y por tanto más fáciles de posicionar.

Por ejemplo si vendes zapatillas de deporte, posiblemente intentarás posicionarte en búsquedas como “zapatillas de deporte” o “zapatillas de running”, palabras que acumulan miles de búsquedas cada mes y para las que la competencia es feroz, pero si trabajamos por posicionarnos en búsquedas alternativas, como por ejemplo “zapatillas para correr en asfalto”, “zapatillas blancas para correr” o “zapatillas deportivas para mujer” tendremos la posibilidad de conseguir posiciones más adelantadas en un gran número de combinaciones de palabras, ya que habrá menos competidores.

Además, en muchos casos tendremos la posibilidad de llegar a usuarios que están en una fase del proceso de compra más adelantada, ya que los usuarios que están dispuestos a realizar una compra, tienen claro lo que buscan, y por lo tanto tienden a hacer búsquedas menos genéricas.

2. Descripciones de productos personalizadas

La mayoría de las tiendas online utilizan las descripciones de productos que les da la marca. Es decir, todas ofrecen la misma información que, además, seguramente podremos encontrar en la web de la propia marca.

En situaciones así, las empresas que tienen más posibilidades de posicionar sus productos son las marcas y los grandes comercios. Sin embargo, si somos capaces de escribir textos originales, que realmente sean útiles a los usuarios, conseguiremos diferenciarnos de la competencia y aportaremos un valor añadido que nos servirá para mejorar nuestro posicionamiento y, también, para mejorar nuestra imagen ante los usuarios y generar confianza.

3. Usar fotos de calidad y reales

Como en el caso de las descripciones, la mayoría de los comercios utilizan las imágenes que les proporcionan las marcas de sus productos.

Es cierto que en muchos casos éstas son muy profesionales y tienen gran calidad, pero si queremos aportar un plus, deberemos intentar, en la medida de lo posible, incluir fotos propias, en las que mostremos cómo son los productos de nuestra tienda en realidad. De esta manera, volveremos a conseguir el objetivo de diferenciarnos de la competencia siendo útiles a nuestros clientes y potenciales clientes y generando su confianza.

Además, tendremos muchas más posibilidades de generar clics y enlaces a nuestra web, lo que contribuirá de manera favorable a nuestro posicionamiento SEO.

4. Optimiza las páginas de productos

Una página de productos con una buena optimización SEO tendrá mayores posibilidades de posicionarse en todo tipo de búsquedas, tanto las más concretas, aquellas en las que los usuarios buscan un producto específico, como en las más genéricas.

Es un trabajo que complementará al que realicemos con el resto de contenidos (textos, imágenes, vídeos…). Por ello, es fundamental que nuestra web cuente con etiquetas de títulos alternativos, y metadescripciones donde, en no más de de 160 caracteres, resumamos el contenido de cada página y/o las características de nuestros productos, incluyendo palabras clave de cola larga que ayuden a posicionar la página.

Además, hemos de tener en cuenta que Google y el resto de los buscadores utilizan los textos de las metadescripciones para proporcionar información a los usuarios sobre qué van a encontrar en cada página que aparece en los resultados de búsqueda, y que esa información puede ser clave a la hora de que un usuario decida pinchar sobre el enlace de nuestra web o el de otra de la competencia.

También es importante etiquetar correctamente las imágenes. Incluir un título alternativo, especialmente si el que tenía de inicio la imagen no era suficientemente descriptivo, y una descripción (etiqueta alt) que contenga palabras clave. Es la única forma de que los buscadores, que no tienen ojos, puedan ver lo que se muestra en tu imagen. Además, este tipo de descripciones también son útiles para los usuarios que tienen problemas de visión y los navegadores que, por algún problema puntual, no pueden mostrar la imagen.

5. Optimización de páginas de productos con contenido generado por el usuario

No siempre podremos generar un contenido lo suficientemente original como para diferenciarnos de la competencia. Es normal, los productos son los que son, y por mucho que lo intentemos, habrá muchas ocasiones en las que no sea posible aportar datos realmente originales que nos permitan marcar la diferencia con respecto a nuestros competidores.

En ese caso, una buena alternativa puede ser dar a los usuarios la oportunidad de evaluar y comentar los productos y utilizar algunas de las herramientas, plataformas o plugin que, como Ekomi o TrustPilot , permiten recopilar comentarios y valoraciones reales de los usuarios siguiendo las directrices de Google.

De esta manera, facilitamos que esas valoraciones se posicionen en los resultados de búsqueda (Google premia a aquellas páginas web que cuentan con las opiniones de sus usuarios.) y nos ayuden a mejorar nuestra imagen de marca.

En este sentido, hay que tener en cuenta que casi el 90% de los compradores admiten que la opinión de otros usuarios les ha ayudado a tomar una decisión de compra, por lo que es una estrategia que nos puede ayudar no sólo a posicionarnos en los buscadores, sino a aumentar las ventas.

6. Enlaces entre productos

Añadir enlaces en las páginas de productos a otros productos nos permitirá mejorar la venta cruzada entre artículos y facilitará que los buscadores lleguen al resto de productos sin necesidad de volver a los primeros niveles de las web.

Las técnicas más utilizadas son:

  • Ofrecer productos relacionados o complementarios al que está mirando el usuario. Por ejemplo, si está viendo unas botas de montaña, es posible que esté interesado en comprar alguna prenda específica de montañismo, u otras botas de características similares.
  • Ofrecer productos que compraron otros usuarios que estuvieron en esa misma página de producto.
  • Mostrar productos que el usuario ya ha visitado.

7. No indexar los parámetros de las URL

En el comercio online es habitual utilizar parámetros a la hora de crear las sesiones para los usuarios y filtrar los productos por ejemplo por talla, color, precio, valoración de los usurios etc. Estos filtros generan nuevas URL que, sin embargo, no llevan a nuevos contenidos, por lo que los buscadores pueden clasificarlos como contenido duplicado, lo que supone una penalización SEO.

La solución pasa por el uso de la etiqueta “rel=canonical” hacia la página original, por ejemplo <link rel=”canonical” href=”http//www.ejemplo.com/tienda/zapatillas-running”>. De esta formarnos indicamos la URL preferida dentro del grupo de páginas de contenido exacto.

Además, habrá que indicar a Google a través de Webmaster Tools qué parámetros ignorar a la hora de indexar la web (Webmaster Tools > Rastreo > Parámetros de URL). De esta manera, Google sabrá cuál es la página más importante de entre las que se encuentre para los mismos productos, eliminando cualquier posible problema de contenido duplicado y potenciando la capacidad de posicionamiento de esa página.

8. Redireccionar las páginas de productos fuera de stock

Cualquier tienda online acaba teniendo una gran cantidad de páginas de productos fuera de stock. Una opción que utilizan muchos propietarios es eliminar esas páginas, pero al hacerlo se crea una página de error 404, que puede perjudicar el rendimiento en los resultados de búsqueda.

Pero tenemos otras alternativas que resultan más positivas desde el punto de vista SEO:

  • Si el producto está fuera de stock temporalmente, podemos poner un aviso informando de que está temporalmente no disponible, y añadir un botón “Avísame cuando el producto esté disponible” que lleve a un formulario a través del cual el usuario nos dará sus datos (por ejemplo correo electrónico) para que le mandemos una notificación cuando vuelva a estar en stock. Además, es recomendable mostrar en la misma página productos con iguales o similares características, para que el usuario pueda entrar directamente a esos productos alternativos sin necesidad de volver atrás.
  • En el caso de que el producto esté fuera de stock definitivamente, la mejor opción es hacer una redirección 301 a la página de la categoría o subcategoría más relacionada con el producto en cuestión.

9. Mantén tu tecnología actualizada

Debes mantener puntualmente actualizada la plataforma de comercio electrónico y todos los elementos que componen tu tienda online. Si nuestra plataforma no está actualizada afectará a nuestro posicionamiento y presentará, con toda probabilidad, agujeros de seguridad que tendrán otras muchas consecuencias negativas.

10. No abuses de las palabras clave

Incluir las palabras clave con las que quieres posicionar tu página y los artículos de tu tienda online es importante, pero abusar de ellas puede tener un efecto contraproducente, y puede provocar penalizaciones que hagan que tu poscionamiento empeore.

No acumules palabra clave sin orden ni concierto en los textos y metaetiquetas de la web. No hay una regla fija que nos diga en qué momento los buscadores consideran que estás cayendo en el denominado keyword stuffing, por lo que la única recomendación que podemos hacerte es que seas natural, que cuando tú mismo leas el texto te parezca razonable, inteligible y no repetitivo.